Alejandra y Diego son dos jóvenes salvadoreños que iniciaron su propio proyecto poniendo en alto las leyendas de El Salvador. Participando en ediciones de El Mercadito e incluso ganando el primer lugar en el programa “El Aspirante”, Tentis apunta a ser uno de los emprendimientos jóvenes más prometedores de este año. En esta entrevista, Alejandra y Diego nos cuentan cómo iniciaron el proyecto, que dificultades han tenido que atravesar y hacia donde se dirigen a futuro.

Gracias Alejandra y Diego por estar con nosotros y compartir su experiencia. Primero que todo cuéntennos un poco más de como ustedes se conocieron y decidieron formar este proyecto juntos.

Fundadores TentisAlejandra: Bueno, nos conocíamos desde antes… somos novios desde antes de empezar el proyecto y después de varios años de relación, los dos compartíamos la visión de impulsar a El Salvador por medio del diseño. Teníamos esa responsabilidad social con el país. Los dos compartíamos esa visón, los dos somos ilustradores; muchas veces creamos personajes para libros, para cuentos y hubo un momento en el que dijimos  “¿Que personaje podemos dibujar de aquí de El Salvador?” para así no retomar personajes de afuera, sino que del país y encontramos el nicho de las leyendas salvadoreñas. Eso es algo que tiene un gran valor cultural detrás de cada personaje y valía la pena materializarlo. Así empezamos a trabajar con las leyendas salvadoreñas.

Diego: Antes de tener la idea de crear personajes de leyendas salvadoreñas, también cabe destacar que tuvimos varias ideas de negocios, de emprendimiento o  digamos Ale tuvo una idea y yo le estuve apoyando, de tener un negocio de unos bolsos, con diferentes diseños y texturas; pero la idea duro como 3 meses. Entonces después tuvimos la idea de crear un estudio de diseño con otros compañeros, funcionó como 6 mesas quizás. Y en los 6 meses, terminamos la idea y casi como 1 año después, fue que nos hicimos esa pregunta con Ale, de “¿Qué podemos hacer para representar la identidad de El Salvador?”  También fuimos de visitantes  a una feria de Costa Rica y vimos aquel orgullo que el costarricense sienten por su arte, por su país. Yo dije “bueno, y por qué no El Salvador que tiene tantas cosas chivas no nos sentimos igual?  ¿Por qué no hacemos lo mismo?”.

Alejandra: Costa Rica no solo promovía su arte y su artesanía por arte tradicional si no que la impulsaban a través del diseño. Entonces eso nos impulsó a viajar y conocer otros puntos de vista del diseño.

Luego hubo un elemento clave en la historia, que fue mi abuelita paterna quien nos enseñó las leyendas. O sea ella era la típica abuelita que se sentaba a contarte historias de miedo y ella tenía el nombre del famoso personaje “La Tenta”, derivado en la tentación, entonces ella nos decía “tengan cuidado con la tenta o “se les va a aparecer la tenta”. Diego la conoció y tuvo la oportunidad de sentarse a hablar con ella. Pero ella tuvo lastimosamente una enfermedad en la que le costaba hablar fuerte para contarnos estas historias, entonces ese fue un momento clave porque surgió la pregunta… ¿Qué va a pasar cuando todos los abuelitos ya no nos puedan contar esto? Porque muchas personas ya no nos tomamos el tiempo para sentarnos a escuchar esas historias, y fue como que había que hacer algo para materializar ese producto, por eso le agregamos la parte de la viñeta, porque en cada viñeta va una anécdota de un salvadoreño; para que las personas transmitan de generación en generación esas leyendas con tradiciones propias del país. Y así es como se empieza a producir, tuvimos la oportunidad de participar en el Mercadito, ahí casi solo nos compraron nuestros amigos y personas conocidas pero poco a poco se fue aumentando, las personas iban mostrando interés e iban mostrando simpatía o que se identificaban con la marca, y eso ha sido lo que ha mantenido súper viva la marca y lo ha llevado bastante lejos.

Hablemos más de los productos ¿de qué materiales están hechos? y ¿Cuál es el proceso que ustedes siguen para elaborarlos?

Alejandra: En relación a la producción, todo es realizado por manos salvadoreñas, los productos y accesorios son comprados en el mercado de El Salvador; los tecomates y los sombreros son hechos por artesanos, nosotros cubrimos la parte de serigrafía. Al principio lo hacíamos solo nosotros pero poco a poco como aumentó la demanda, ya tenemos proveedores de serigrafía, proveedores de tecomate, sombreros y ciertas cosas y a todo le agregamos una pimienta gorda para que las personas puedan sentir un aroma salvadoreño, ya que eso también provoca una experiencia multi sensorial. En cuanto a la producción, al principio nos dividíamos; Diego se encargaba de la serigrafía y yo me encargaba de la costura, poco a poco ya vamos delegando pero eso es un poco de la producción de Tentis.

Desde que ustedes empezaron, hasta ahora ¿Cuáles han sido de los principales retos que ustedes han tenido que pasar para llevar su proyecto desde cero hasta donde están?

Diego: Yo creo que el primer Mercadito fue el primer escalón que más nos costó, porque el primer paso siempre cuesta más. Siempre pensás que si no le va a gustar a la gente, si muy caro y muchas cosas más. Cuando fuimos al Mercadito solo nos aventamos y Ale solo me dijo “mira mande nuestro producto al Mercadito a ver si lo aceptan”. Y estábamos en el primer día del Mercadito y eran como las 9 de la mañana y no habíamos vendido nada y pensamos que nos iba a ir mal.

Alejandra: …más que hubo un momento que llovió y estuvimos bajo la lluvia intentando vender y la gente no se acercaba porque no nos conocían y habían miles de otras cosas.

Diego: Esa era la primera vez que salíamos al público, nunca nadie nos había conocido; entonces es ese primer miedo de aventarte, pero lo bueno y también quizás como consejo, es de que tenés que creer en vos mismo y en tu idea porque si vos crees en tu idea nada te va a detener. Pudo haber sido malo y gracias a Dios no fue así, pero hubo un momento que paró de llover y empezó a llegar gente y lo que decía Ale, todos se sentían identificados. O sea sé vos mismo, no te rindas y vas a seguir.

El Salvador Emprendedores

Hablemos un poco más de cómo fue la experiencia desde que decidieron lanzarse a participar en el programa “El Aspirante” del Canal 33, cómo vivieron el programa y al final ganaron.

Alejandra: Los dos vimos la publicación y la verdad no entendíamos mucho la dinámica. No entendíamos como iba a ser pero nos inscribimos, tomamos el riesgo. Tenía que haber un representante, yo fui la representante y nos reuníamos por lo menos 2 veces por semana para grabar y cumplir los retos; y todos los aspirantes pusieron un 100% en los proyectos y todos eran muy buenos. Y poco a poco se iban quedando y lo que más me gusto a mí, fueron los últimos retos porque ya eran temas bien complejos en cuanto a plan de negocios, números, entonces tal vez algunos no fueron los mejores resultados pero se aprendió mucho o sea por lo menos nosotros nos matamos trabajando para cumplir los retos. Entonces, puede ser que no tengamos conocimiento de un tema como los números pero nos buscamos apoyo, y yo hasta pensé en un diplomado por eso o sea para ver de qué manera fortalecer esas áreas.

Al final ser una empresa que empuja a la cultura creo que es bastante innovador. Al final quedamos nosotros como ganadores y eso fue algo bastante bonito de lo que me siento orgullosa no porque  ganaba Tentis, sino que ganaba El Salvador, porque quien nos inspira son los salvadoreños con distintas historias. Entonces esa era una oportunidad de seguir impulsando a El Salvador por medio del gane.

Ahora que ganaron esa competencia y tienen más de capital de trabajo, ¿tienen pensado en que lo van a invertir o que harán para expandirse?

Alejandra: Sí, el programa nos ayudó a definir en que podemos invertir el dinero y un punto para nosotros a mejorar es nuestro taller de producción, porque nosotros trabajamos en mi casa pero en el comedor, es un mini taller y está lleno de cajas, lleno de todo entonces hacen pedidos y no da abasto el espacio y tampoco la familia puede llenarse de cajas, entonces vamos a ampliar el taller de producción y a ampliar maquinarias para ya subcontratar y llenar las tiendas, porque las tiendas por veces nos llaman para decir que se acabó tal cosa pero nuestra producción no alcanza para poder cubrir el pedido; necesitamos una producción y un espacio donde se logre producir y maquinas que logren llegar a lo que se está pidiendo tomando en cuenta que las tiendas van a seguir aumentando en ventas porque queremos llegar al aeropuerto, queremos exportar en cantidades grandes. Necesitamos en una casa matriz donde se produzca mucho más, y ese es nuestro plan que ya lo estamos llevando a cabo.

Después de todas estas experiencias ¿Cuál es el mejor consejo que pudieran darle a otros jóvenes salvadoreños como ustedes que están pensando si lanzar sus propios proyectos? 

Diego: Que crean en ellos mismos, crean en su idea y que den saltos. La vida está hecha por saltos que uno da, y si durante el salto te das cuenta que te caíste y no volaste pues subís otra vez y te volvés a tirar. Nosotros creamos unas 10 ideas de negocio antes de empezar Tentis y 9 de esas ideas fueron fallidas pero como Ale dice, cada paso de error es un paso más hacia el acierto. Entonces esas ideas de negocios que no funcionaron nos han llevado hasta acá y hasta ahorita nos ha ido súper bien gracias a Dios. Y ese tal vez sea mi consejo de creer en ustedes mismos y en su idea por más absurdas que suenen aunque solo ustedes crean y nadie más, pues con ustedes es suficiente.

Alejandra: Quizás mi consejo es buscar ideas no tan lejos, porque muchas veces uno busca ideas muy de afuera, muy de a lejos; pero enfrente, en nuestra familia, en nuestra cultura, en El Salvador tenemos en la vida cotidiana buenas ideas. Antes de ver ideas fuera del país, primero veamos qué ideas podés sacar de El Salvador o qué productos o inspiración dentro del país vos podes llegar a tener una idea rentable.

Muchas gracias por compartir con nosotros sus experiencias. Éxitos en este y todos sus proyectos.

Puedes seguir a Tentis en sus redes:
Facebook: @Tentis
Instagram: @Tentis

Tentis

Pin It on Pinterest

Share This