Muchas veces lo que más nos ayuda a salir adelante es tener un equipo de trabajo bien definido que nos impulse a dar más de nosotros mismos al mismo tiempo que hay más personas en las cuales podremos apoyarnos.

Como ya todos sabemos, cuando empiezas una nueva idea de negocio y empiezas a ponerla en marcha, tus niveles de entusiasmo están por las nubes. Piensas en que todo saldrá bien y que podrás impactar de forma positiva tu entorno, tu idea es la mejor que has tenido en mucho tiempo  y estás listo para afrontar los retos que se vengan. Está bien pensar de esa forma, pero tenemos que estar conscientes que se necesitarán más que ganas para salir adelante.

Cuando tienes un equipo de trabajo que está alineado con tus objetivos, cuando tienes gente que comparte tu visión y tu entusiasmo, puedes decir que tienes una enorme ventaja competitiva.

El primer elemento que vale la pena mencionar son los inversionistas. Normalmente tienen más confianza cuando hay un equipo porque se tienen más ideas antes de llegar a la que se expone, hay más apoyo en varios sentidos y demuestra más confianza en el producto o en la idea para empezar un proyecto.

Obviamente no es imposible empezar un negocio o una empresa de una sola persona, pero así como dicen “dos cerebros piensan mejor que uno”. Por ejemplo, cuando pensamos en Apple muchos piensan en Steve Jobs, pero él no hizo todos los productos de Apple solo, sino que necesitó la enorme ayuda que le proporcionaron Steve Wozniak y Ron Wayne, sin ellos no hubiera sido posible tener los productos de Apple que actualmente conocemos.

Steve-Jobs-and-Steve-Wozniak

Otro factor: Productividad. Ser una sola persona trabajando toma aproximándome 3 veces más de tiempo para avanzar con las cosas, que los que tienen un grupo de trabajo establecido en donde cada quien cumple una función específica.

Se dice que el número de grupo de trabajo recomendado seria de 2 a 3 personas. Y si es necesario una cuarta persona es aceptable pero con más personas involucradas se podría hacer mucho caos, ya que habrían muchos más desacuerdos con respecto a las ideas que se discuten. Es importante considerar que si trabajan dos personas la confianza es muy alta y se dividen el trabajo parcialmente aparte que llegan a conclusiones un poco más rápido. Con tres personas, tienen más ideas a su favor, estando juntos hay más habilidades combinadas. Con cuatro personas se podría decir que se tiene el trabajo más rápido, pero la confianza podría ser menor y algunas personas se enfocarían más en quien tiene el poder entre todos ellos y los podría distraer de su debido rol.

Al final, sin importar si solo eres uno, dos o cuatro personas en la empresa, lo importante es desempeñar tu rol al máximo, ser responsable con tus cosas y tener una buena experiencia.

Lo que menos quieres en tu equipo de trabajo es tener habilidades que no se complementan una a la otra.  El equipo perfecto seria donde haya un visionario, un hacedor y un productor.

El visionario es el que ve las cosas a futuro, tiene la habilidad de convencer a los clientes, a motivar a los demás ya que tiene la habilidad de mostrarte cuál es su visión para el futuro. Siempre buscan expandir el negocio y hacerlo mejorar en todo sentido y están preparados por si eso no se logra. El visionario es el que inspira y normalmente distribuye al resto del equipo.

El hacedor es el que se pone a mover contactos y hace que las cosas sucedan. Es, por decirlo de una forma, la máquina del equipo. Se asegura de darle seguimiento a todo; si no sabe hacer algo, hace lo que sea para poder aprender y finalmente conseguirlo. Este título no se lo gana por las aptitudes que tiene o su posición si no por la actitud que este posee. Los hacedores ven las grandes metas pero se enfocan más en los pequeños detalles del día a día para que todo les salga bien y así puedan llegar a esa meta a largo plazo. Los hacedores son los que normalmente hacen que los visionarios y productores mantengan los pies en la tierra.

El productor es el que se encarga del producto o servicio; que éste sea de buena calidad, que funcione, que dé los resultados que dice que da. Por ejemplo, si tienes un negocio cibernético, necesitas de alguien que programe bien las cosas; si tienes un restaurante, necesitas de un buen chef. Sea cual sea el negocio, se necesita de alguien que le apasione lo que está haciendo y eso es precisamente lo que hace el productor, se apasiona por las cosas que produce. El productor trata de siempre mejorar las cosas que hace, de perfeccionar su producto. Recuerda que sin productor no hay producto y sin el producto no hay negocio; así que cuando escojas a un productor escógelo muy bien ya que de cierto modo de él depende el negocio en gran parte.

TrabajoenEquipo-SivarMag-El-Salvador

Debes escoger muy bien a todo tu equipo ya que por un lado se tiene  a la gente que trabajara dando lo que pueden, se quedarán a tu lado y serán fieles; pero del otro lado tenemos a esos que hacen el trabajo solo por el dinero y cuando ya les  pagas simplemente se van o están listos para irse ante cualquier adversidad. La lealtad es clave aquí.

Tienes que estar consiente en que el triunfo de algo no se hace por sí solo o por solo una persona. Por ejemplo, un equipo de futbol no se hace bueno por el talento que tiene cada jugador, si no que se hace grande por cómo trabajan todos ellos en equipo.

Las cualidades para que un equipo funcione bien son:

Respeto y confianza. Definitivamente necesitas tener estas dos cualidades para trabajar bien, porque tu equipo será al que le contarás las cosas de la empresa y problemas de la misma. Y si no les tienes confianza pues es una señal para no trabajar con ellos. Tienes que poner de tu parte, ya que siempre habrán diferentes opiniones pero tienen que aprender a solucionar las diferencias siempre con respeto y confianza.

Diversidad. No es muy recomendable que tu equipo sea igual a ti ya que siempre tienes que tener diferentes opiniones y diversidad en las ideas presentadas. Según Malcolm Forbes “la diversidad es el arte de pensar independientemente unidos”. Lo cual es lo que se necesita en este caso. En la diversidad del equipo hay 3 cosas muy importantes; opinión, experiencia y poder. Se dice que los equipos con más éxito son los que tienen diversidad de opinión, bastante diversidad de experiencia y poca diversidad de poder.

Comunicación. Es muy importante para un equipo comunicarse sobre lo que está pasando alrededor de ellos, de la empresa, de los competidores y del entorno en general. La comunicación es clave para que la empresa crezca e identifiquen oportunidades juntos, así como también se enfrenten todos a los problemas.

Esperamos que este articulo te sirva para decidir quiénes serán parte de tu equipo, o quien eres tú en el equipo en el que estás y la utilidad que le das a la empresa o compañía con tus diferentes habilidades.

Pin It on Pinterest

Share This