Al principio se puede pensar que ver paginas motivacionales, leer frases, escuchar historias de emprendedores te ayuda a crecer. Pues en algún punto si, sirve para aprender de los errores de los demás y poder agarrar de motivación y ejemplo a algunas personas, pero eso no lo es todo, tenemos que poner de nuestra parte si queremos llegar lejos.

En este artículo te presentamos 3 pasos que te servirán para evitar la tardanza y la procastinacion en tu día a día.

  1. Arriésgate un poco.

Los seres humanos tenemos la naturaleza de apartarnos del dolor o de lo arriesgado y seguir haciendo lo que sabemos que es  seguro. Debes arriesgar un poco para poder empezar a ganar aún más si pones de tu parte.

Por ejemplo, hay un famoso ejercicio que algunas personas practican para ponerse presión a ellos mismo: Tú le das cierta cantidad de dinero a alguien de mucha confianza, y le dices que si no logras tu meta en un tiempo determinado, esa persona se puede quedar con lo que tú le des. Eso serviría como una motivación a llegar a tu meta con un poco de presión de saber que si no lo logras perderás algo que te importa y de esta manera harás todo lo que puedas para recuperarlo y así poco a poco iras logrando cada una de tus metas.

No es recomendable hacerlo siempre pero algunos se han arriesgado y les ha funcionado.

  1. Haz paso a paso los quehaceres para no agobiarte.

Algo que pasa muy seguido es que nos estresamos por todo lo que tenemos que hacer y al final no avanzamos ni en una ni en otra cosa. Lo que debemos hacer es organizarnos y empezar por pequeñas tareas y así poco a poco ir avanzando. Ir paso a paso con lo que hay que hacer y no frustrarnos por la gran lista de deberes que tenemos enfrente.

  1. Hacer que las cualidades lingüísticas pasen de ser negativas a positivas.

Cada vez que tú dices algo, tu subconsciente te hace pensar que en realidad sí eres lo que dices que eres, sea lo que sea. Tan solo que pienses de una manera positiva, tu manera de pensar, de vivir y de hacer las cosas irán mejorando día a día.

Tienes que decirte tus propias cualidades o las cosas que quieres llegar a ser para que tu manera de pensar cambie con el tiempo, pero también tienes que actuar y con tus actos hacer que las cosas funcionen.

La mente es poderosa y lo que pongas en ella te irá forjando poco a poco.

Pin It on Pinterest

Share This