A veces es difícil enseñarle a los hijos a emprender desde pequeños ya que nosotros fuimos criados en una sociedad donde te enseñan a ser un empleado y quedarte ahí y si es que en caso se da la oportunidad agárrala, pero no tendría que ser así. Desde pequeños los niños tienen que aprender a emprender y ser ellos los empresarios no los empleados. Más allá de ser emprendedores en el área financiera, también queremos que nuestros hijos tengan una buena relación con Dios, que tengan un buen corazón dispuesto a ayudar siempre más esto no es una tarea fácil para los padres.

Algunas de los consejos que te podemos dar para que su hijo tenga una mente emprendedora podrían ser:

  1. Respetar la individualidad de los hijos. No hay que tratar de hacerlos con un molde o exactamente como usted quiere, ámelos tal cual ellos son.
  2. Deles la oportunidad de administrar su propio tiempo. Haga que su hijo desde pequeño aprenda a administrar bien su tiempo, si es bueno que los padres le ayuden a hacerlo ya que solo son niños y no son independientes pero si haga que ellos decidan cómo pasar 1 o 2 horas.
  3. Incítelos a amar el aprendizaje. Cuando se incita a los hijos a amarlo, nada tiene que ser forzado. Ellos  estudiarán y harán sus deberes por responsabilidad y amor, no por obligación y siendo así su nivel de educación será más elevado que el de la mayoría.
  4. Deles cierta cantidad de dinero para que ellos la administren. Deje que sus hijos aprendan a manejar el dinero con inteligencia, enséñeles a ahorrar desde pequeños y así cuando crezcan se les haga más fácil ocupar el dinero sabiamente.
  5. Deles responsabilidades. No hay que hacer todo por ellos, así se acostumbran y se hacen haraganes. Deles cosas en que ayudar en la casa y no deje que ocupen la excusa de que tienen que estudiar, ya que todos tenemos diferentes responsabilidades pero todos tienen que poner de su parte, y así desde pequeño irá aprendiendo de responsabilidad.
  6. Cuénteles algunos de sus problemas. Una buena manera de aprender es aprender de los errores de otros, así ir sabiendo que hacer y qué no. Viendo ellos como usted admite sus errores y los supera, lo tomarán de ejemplo.
  7. Déjele cometer errores. Los errores son la mejor manera de aprender, en vez de enojarse con ellos, pregúnteles que harían a la próxima para evitar ese problema. Los errores son una ayuda para llegar al éxito.
  8. Enséñeles de Dios. Todos debemos de creer en que Dios siempre nos ayuda en momentos difíciles aunque por veces no lo veamos así, él sabe lo que es mejor para nosotros en cada momento. Y que Dios es capaz de ayudarlos a superar cualquier duda o temor.
  9. Ayúdeles a descubrir sus fortalezas. Normalmente cuando alguien va mal en una nota, lo meten a clases de refuerzo para que vaya parejo en todo pero los padres deberían de ver en que sus hijos sobresalen y ayudarlos a que sean cada vez mejor en eso. Ayude a su hijo a desarrollar los talentos que Dios le ha dado.
  10. Enséñeles a ser generosos. Ellos tienen que aprender que es mejor dar que recibir, y no caer en la avaricia y la tacañería. Deben de ayudar siempre a los que más lo necesiten cada vez que puedan ya que la felicidad va mucho más allá de lo material que alguien puede llegar a tener.

Pin It on Pinterest

Share This